Pasos para sustituir una bañera por plato de ducha en Valencia

Este es uno de los temas más incómodos para cualquier cliente, pues es comprensible que cuando se plantea realizar una obra de reforma integral, una reforma de un baño o de una cocina, es algo que todos tenemos asimilado, pues el que más y el que menos es consciente de los pasos que hay que ir dando y los plazos que esto puede conllevar, en esos casos todo cliente tiene la decisión más que tomada y sabe de las consecuencias de quedarse durante el tiempo fuera de su inmueble o sin servicio en alguna de las estancias a reformar, ya sea baño, cocina, etc…, pero ¿qué pasa si únicamente se pretende cambiar la bañera por un plato de ducha?.

Cambiar su baño con bañera a plato de ducha: una obra no exenta de sus dificultades

Aquí es donde aparecen las constantes variables, si bien este tipo de cambios puede venir por muchos motivos y objetos distintos, por estética, necesidad de cualquier tipo ya sea lesión, edad, etc… ¿qué es lo que se debe hacer si se necesita el cambio de manera urgente y sin perder el servicio al que va destinado el baño?.

Este tipo de trabajos de manera habitual se realizan con el cliente dentro del propio inmueble, por lo que suelen ser ejecuciones incómodas ya que a nadie le apetece estar en su vivienda mientras te están destrozando una parte de la misma, con lo molesto que es, y sobre todo el ruido y la suciedad que genera.

Existen muchas empresas en Valencia y en el restos del país que se dedican a esto, de manera prácticamente exclusiva, oímos y vemos muchas formas de hacerlo, muchos precios distintos y ¿qué hacemos a la hora de decidirnos?, si todo son inconvenientes, es molesto, es ruidoso, es sucio, optemos por elegir al más barato y al que menos tiempo esté incordiando en mi vivienda.

Conocer el proceso que implica cambiar a un plato de ducha es clave para tomar decisiones

Pero, todo siguen siendo preguntas, ¿qué tiempo es el que se considera óptimo para este tipo de trabajos?, ¿cuánto es mucho tiempo?, ¿y poco?, ¿cuánto cuesta este tipo de trabajos?.

Vamos a intentar resolver con esta entrada del blog, algunas de todas ellas, definiendo la totalidad del proceso de los trabajos, incluido el trabajo previo y sus necesidades, ya sea por las características de cada uno de los materiales o las necesidades propias en cuanto al procedimiento de ejecución.

José Luis Andújar, (CEO de Grupo Remodela ), empresa de Construcción y Reformas, nos aclara cuál el procedimiento de este trabajo:

DÍA 0 – Primeros pasos


Se debe realizar una visita al inmueble para intentar acotar la totalidad de aspectos que pueden influir en el proceso de los trabajos, se debe coordinar con el cliente la elección de todos los materiales que van a intervenir en su obra, para intentar que todo quede completamente a su gusto, para ello en la visita inicial se ha de tomar nota de absolutamente todo, para que nada quede en el tintero, incluso medidas de elementos, futuros cerramientos, alicatados, etc…

Siempre habrá que contar con los mejores materiales del mercado, pues sólo de este modo se consigue ofrecer la garantía y satisfacción que el cliente merece.

Una vez tengamos todos los elementos y materiales necesarios en nuestro poder concretaremos el día de inicio de los trabajos, siempre repasando que nada quede pendiente para no retrasar la ejecución de los mismos.

DÍA 1 – Proteger otros elementos de la vivienda e iniciar trabajos de retirada y preparación


Antes de empezar con los trabajos de demolición, lo más importante siempre es proteger, para lo que tendremos dispuesto todo lo necesario para no dañar ningún punto del inmueble, tanto en la propia estancia a trabajar, como en las zonas de trasiego de acceso y salida de material, este es uno de los apartados más importantes, para Grupo Remodela este es uno de los aspectos esenciales.

Una vez se encuentre todo protegido, el primer paso empieza con los desmontajes de los elementos, así como de los revestimientos, ya sea de manera general apliques, enganches, elementos de colgar, alicatados, morteros de agarre en deficiente estado, o en casos concretos, techos desmontables, yesos y demás condicionantes que afecten al trabajo a desarrollar.

Un aspecto importante de nuestra forma de proceder y que nos caracteriza, es que creemos que no hay nada más reconfortante que realizar un trabajo sin tener consciencia de haberlo realizado, para ello siempre intentaremos buscar un tipo de revestimiento muy similar al existente o de no ser posible, aconsejamos uno que rompa con lo existente pero que se integre en el total, ¿cómo se consigue esto?.

 

Muy sencillo, intentando recuperar el 100% del alicatado desmontado, tanto del faldón de la bañera, como del frontis, para poder utilizar este mismo en los laterales derecho e izquierdo del hueco que deja la bañera una vez desmontada, para que no tengamos la constante visual del cambio de alicatado a diferencia del resto, que siempre nos hará recordar que un día hubo una bañera ahí, junto con griferías demasiado bajas e incómodas para ser de ducha, ejemplos de este tipo todos hemos visto miles.

Para esto desmontaremos el total del frontis de la bañera así como los laterales, hasta la altura en la que irá alojada la nueva batería de ducha, con su altura correspondiente, pues la altura de colocación en bañera no es la misma que en una ducha, se desmontará también una vez levantada la bañera, tanto el su asiento como sus apoyos perimetrales, para ganar la mayor disposición posible, de alojamiento de plato a ras de pavimento existente.

Una vez se haya efectuado la limpieza de todo el escombro, procederemos a la ejecución del amaestramiento de las paredes con mortero para sacar la alineación del plato y el plomo del alicatado, junto con esto procederemos a realizar las regatas para colocar la tubería necesaria para abastecer la nueva batería de ducha que colocaremos, desde el enganche en el anterior grifo de bañera, pues estos se han de colocar a una altura no inferior a 100 cm y las tomas del grifo de bañera suelen encontrarse a unos 75 cm y normalmente no se encuentra donde mejor adapta por nuestra futura disposición, para ello usaremos la campana antipolvo en la radial y el aspirador, a fin de evitar ese molesto polvo de los cortes, que se produce en toda obra e inevitablemente se cuela por todas partes y que es tan incomodo en trabajos en recintos semi confinados.

Cuando estas tareas están terminadas, se procede a la ejecución de la nueva canalización de fontanería, para poder inmediatamente preparar el asiento del nuevo plato de ducha, que será el último paso que realizaremos el primer día, pues una vez instalado y conectado, no se podrá pisar sobre él, hasta que su asiento no haya fraguado lo necesario, así que con estas tareas rematadas y dejándolo todo recogido y limpio, llegaremos al día 2.

DÍA 2 – Revestimientos y otros trabajos de instalación en la nueva zona de ducha.


El trabajo de este día es el referente a los revestimientos y acabados, lo primero en comprobar será que tanto en el enganche del grifo, como en los nuevos codos colocados para el nuevo grifo de ducha no ha habido pérdidas de agua, una vez confirmado, taparemos todo y será cuando se empiece a colocar el alicatado, principalmente en los laterales, que son los que más pueden complicar la ejecución, pues normalmente los alicatados colocados, despegados y colocados por segunda vez, suelen estar en condiciones de más debilidad, por esto será una tarea que habrá que ejecutar de manera muy delicada, para minorar las pérdidas de este material, al máximo.

 

Además como cuestión muy importante, antes del arranque con la colocación del alicatado, todo el perímetro del plato, tendrá que estar siliconado contra el paramento, incluso en el encuentro con el pavimento existente con una silicona especial para este tipo de trabajos, con lo que evitaremos problemas en un futuro, de posibles filtraciones o fugas, recordemos que normalmente dejamos el plato de ducha a pie plano, (para que dejar escalones si se pueden evitar).

Cuando ya estén terminados los dos laterales, que se ejecutan con el alicatado recuperado, como ya explicamos anteriormente, se comenzará con el frontis con alicatado nuevo similar al existente, que será la parte más sencilla pues contamos ya con el paramento maestreado y la cola bien extendida, una vez esté realizado inmediatamente pasaremos a limpiar bien, la totalidad, incluso las juntas, pues con un buen rejunte podemos rejuntar en el mismo día y volveremos a limpiar.

 

Como veréis hacemos bastante hincapié en la limpieza, pues lo consideramos un aspecto esencial en nuestro trabajo.

Con todo limpio y habiendo dejado que la cola fragüe, (por eso de la importancia de empezar alicatar los laterales primero), marcaremos los enganches para poder proceder a colocar la mampara y dejarla totalmente sellada con silicona, muy importante no mojarla, por esto el montaje de la batería de ducha no podrá colocarse hasta el día 3, pues hay que probar que todo funciona y la silicona recién aplicada no es conveniente mojarla, con la mampara colocada y sellada, recogeremos y limpiaremos tanto la estancia, como los accesos, pues el montaje del grifo es un trabajo limpio, con esto conseguimos no entorpecer al cliente con las protecciones más que dos días y una noche, sólo quedaran la protección de la puerta y el mueble de baño.

DÍA 3


Únicamente ya con todo terminado y recogido, quedará colocar la grifería de ducha y comprobarla, tenemos todo limpio, la mampara falcada y rígida, la silicona seca, el alicatado con la cola fraguada, ¿qué nos queda?, pues no más de una hora, colocar la grifería y recoger cajas de la grifería, con esto, dos días completos y una hora del tercero, tenemos completado el trabajo de cambio de bañera por plato.

Podríamos pasar el margen a 2 días completos, en nuestro caso lo ejecutamos así meramente por respetar los tiempos de los materiales y sus procedimientos de fraguado, secado e interacción con el resto, en este caso agua, al tratarse de una de las dos zonas húmedas del inmueble, junto con la cocina.

 

Esperamos haber servido de ayuda, para despejar todas esas incógnitas que se plantean a la hora de acometer este tipo de trabajos, dejando un plato de ducha con un nivel de acabados en función de cada una de las demandas de los clientes, pero totalmente integrado en la estancia, dado que en este caso se trataba de mantener una nueva zona de ducha acorde al resto del baño.

En otras ocasiones se nos solicita que la ejecución de la zona de ducha sea más intensa en cuanto al cambio de todos los revestimientos, instalaciones de la zona,… con lo que, en ocasiones, se busca un cambio más radical en dicha zona dado que el pretender igualar a lo existente no siempre es posible dados los cambios que en materiales, tonos, formatos,… se dan en la actualidad.

Pero de una forma u otra siempre estamos al servicio de los requisitos y necesidades de nuestros clientes de los cuales esperamos que, muy pronto, Ud forma también parte.

Si le ha parecido interesante este articulo, no deje de compartirlo a través de sus redes sociales.